23 OCT 2017

“Chile debería ser un referente en proyectos innovadores en torno a la madera”

Tras una exitosa versión de la Semana de la Madera 2017, realizada por primera vez en el Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM, conversamos con Francisco Lozano, quien destacó la importancia de masificar este material en la arquitectura y construcción del país, dadas sus diversas ventajas.         
 
¿Se cumplieron los objetivos de la Semana de la Madera 2017?
En mi opinión, fue una muy exitosa versión desde distintos ángulos de análisis. Uno de los objetivos que buscamos fue ayudar al desarrollo de una cultura de la madera en Chile, para lo cual fue clave haber realizado este evento en el GAM, inserto en el corazón de Santiago, lo que además fue coherente con los temas de los concursos de arquitectura y diseño, relacionados con la madera en la ciudad. En cuanto a visitas, tuvimos una cantidad cercana a las 32.000 personas y hubo una gran participación en los concursos de arquitectura, diseño, ingeniería y construcción, lo que demuestra el entusiasmo de los profesionales por mostrar su trabajo. Además, los seminarios nacionales e internacionales también tuvieron una alta concurrencia, al igual que los talleres.
 
Todo esto fue posible gracias al esfuerzo colaborativo e innovativo de muchos actores, como la industria, la academia y el sector público, que han convertido a la Semana de la Madera en un punto de encuentro para todos quienes pensamos que este material mejora la calidad de vida de las personas.
 
¿Cuál sería el paso siguiente para crear una “cultura de la madera”?
Además de seguir avanzando en este esfuerzo e incluyendo a más actores, un desafío interesante es la internacionalización de este tema, es decir, que Chile pase a ser un referente latinoamericano y mundial de servicios en torno a la madera, en ingeniería, arquitectura, diseño e innovación. Tenemos una industria forestal reconocida dentro y fuera del país, y productos forestales que están en muchas naciones. Entonces, ahora debemos ver cómo concretamos nuevos valores en torno a plataformas ya construidas.
 
¿Cómo estamos hoy en uso de madera en arquitectura y construcción?
Chile ha ido avanzando. Vemos un mayor uso de la madera en la construcción, básicamente en estructuras, además de sus usos más comunes, como puertas, ventanas, revestimientos, pisos, molduras y muebles.
 
Estuve hace unos años en nueva Zelandia, donde hay un tercio de la población de Chile, y el 90% de las casas son de estructura en madera, existiendo entre 200 y 300 empresas en esta línea, hecho que contrasta con la realidad de nuestro país, donde las compañías de este tipo no son más de cinco.
 
En este contexto, el seminario principal de la Semana de la Madera contó con la exposición de Michael Green, arquitecto canadiense, apasionado de la construcción en altura en madera, quien ha hecho edificios de hasta 18 pisos en este material.
 
¿Qué ventajas reporta este material?
La madera es un material que en su crecimiento captura CO2 y requiere menos energía para su transformación, contribuyendo al cuidado del planeta. Además, es flexible; no se fractura, sino que absorbe energía a través del movimiento, lo que es muy importante para un país sísmico como Chile. De ahí que tener viviendas con estructuras de ingeniería en madera sea más seguro: en los últimos terremotos no ha habido ninguna solución de este tipo que haya colapsado.
 
Otras ventajas de la madera son su eficiencia energética y su comportamiento frente al fuego. Este material, con los elementos complementarios que se utilizan en la construcción, cumple las normas chilenas respecto a los tiempos para que, en caso de incendio, se pueda salir del recinto sin problemas. Por ejemplo, cuando se quemó el Mall Plaza El Trébol de Concepción había unas vigas de madera que fueron las únicas que no colapsaron.
 
¿De qué manera se puede aumentar el uso estructural de la madera?
A mi juicio, hay todo un encadenamiento profesional que tiene que estar alineado o que debe ser conocedor de la madera; me refiero a arquitectos, ingenieros, constructoras, carpinteros y técnicos, de manera de dar confianza a la persona que quiera construir una casa con este material.
 
En el marco de este encadenamiento profesional, a través de Madera21 formamos el Centro de Innovación de la Madera UC Corma, en alianza con la Universidad de Concepción, del Bío Bío y Austral, con las que estamos trabajando en la normativa necesaria para que se pueda construir edificios de cuatro a seis pisos con estructuras de madera. Hoy la norma de cálculo no favorece este tipo de construcción porque la norma sísmica en Chile está hecha para que los edificios se muevan poco si hay oscilaciones, ya que de lo contrario colapsan. Pero, la madera puede oscilar más sin colapsar, por lo que estamos haciendo una serie de ensayos, en un proceso de investigación que ya lleva dos años, para lograr una norma que permita la construcción de edificios en este material, aceptando una mayor oscilación. Ello sería muy positivo, sobre todo considerando que, si bien hemos ido creciendo en el uso de madera, el mercado se nos ha ido achicando, ya que hoy la mitad de las viviendas corresponde a departamentos.
 
También tiene que haber un encadenamiento productivo, es decir, que además de existir buenos productos, maderas y tableros -que los hay-, haya empresas especializadas en soluciones constructivas; y eso es un mercado incipiente en Chile. Entonces, aquí hay una oportunidad de desarrollar una industria secundaria que compre las maderas, le aplique ingeniería y entregue soluciones constructivas. A modo de ejemplo, el Pabellón de Chile en Milán fue construido por una empresa de este tipo, que compra madera y tableros, transformándolos luego en soluciones ingenieriles de avanzada.
 
¿Cuáles serían las tecnologías que vienen?
Hay toda una línea de desarrollo que vamos a ir viendo en Chile en los próximos años, consistente en los productos de ingeniería en madera que he mencionado, y que irá surgiendo en función de las necesidades del mercado o de que algunos las vayan introduciendo.
 
Hoy tenemos muchos tableros terciados, OSB, maderas estructurales, vigas doble T y laminadas; pero pienso que en el futuro también veremos productos de ingeniería, como LVL (Laminated Veneer Lumber) y CLT (Cross Laminated Timber), que es el producto que Michael Green utiliza en edificios en altura. Como he dicho, Chile debería ser un referente en proyectos innovadores en torno a la madera, con una materia prima como el pino radiata. 
 
¿Qué proyectos destacaría?
El Centro de Innovación de la Madera UC Corma tiene hoy dos ejes de trabajo: uno referente a investigación aplicada, y otro que tiene que ver con la transferencia. Es así como firmamos un convenio con el Ministerio de la Vivienda y Urbanismo (Minvu) hace un par de años y hemos trabajado en el concepto de barrios eco sustentables. El primero correspondió a la reconstrucción de Chañaral y El Salado; 430 viviendas en edificios de tres pisos que se entregarían en octubre o noviembre. Se trató de una reconstrucción de un año y medio, en base a soluciones de ingeniería en madera con muros envolventes, que permiten una mejor temperatura ambiente.
 
Por otra parte, cabe señalar que el Centro de Innovación de la Madera UC Corma se adjudicó el Congreso Mundial de Ingeniería Estructural para el año 2020, instancia que permitirá dar un gran impulso a esta disciplina.
 
Otro eje fuerte de difusión y comunicación es la ya mencionada Semana de la Madera. También destacaría que el próximo año vamos a desarrollar una feria especializada en construcción sustentable en estructuras de madera, que tendrá lugar en Concepción, en alianza con la CDT de la CChC.